Come To Me - Matthew 11:28 - Eucharistic Renewal

Encontrar, crecer y salir a hacer discípulos

¿Qué es la Devoción de las Cuarenta Horas?

La Devoción de las Cuarenta Horas es una ocasión para reunirse como comunidad frente al Santísimo Sacramento y orar ante el Señor en solemne adoración. Nos brinda una oportunidad para profundizar nuestra apreciación de la importancia del misterio de la Eucaristía en nuestras vidas. Tradicionalmente comienza con una misa.  Al final de esta misa de apertura se expone al Santísimo Sacramento y durante unos días los fieles tienen la oportunidad de reunirse en oración ante el Santísimo Sacramento expuesto. Hay varias formas de oración que se pueden utilizar. La Devoción de las Cuarenta Horas generalmente concluye con una misa.

En la celebración de la Devoción de las Cuarenta Horas podemos presenciar una expresión más plena de nuestra teología de la Eucaristía. Ante todo, se trata de nuestra participación en el Misterio Pascual a través de nuestra celebración de la misa. En la celebración de la misa participamos directamente en los actos salvíficos de Cristo y, por la gracia del Espíritu Santo, unimos los sacrificios de nuestras vidas con un solo sacrificio, el de Cristo en la cruz. De esta manera damos gracias y alabamos a Dios por Jesús y participamos en la verdadera adoración de nuestro Dios por el cual somos santificados como su pueblo santo. Esto nos lleva entonces a vivir nuestras vidas más plenamente en Cristo. Esta devoción también brinda la oportunidad de dar voz a nuestra creencia de la presencia real de Cristo en los elementos eucarísticos. Cuando la comunidad se reúne en oración ante el Santísimo Sacramento expuesto, da testimonio de nuestra creencia, como Iglesia, de que lo que tenemos ante nosotros ya no es pan, sino verdaderamente el Cuerpo de Cristo.

¿Cuál es la historia de la Devoción de las Cuarenta Horas?

El origen exacto de la Devoción de las Cuarenta Horas se desconoce. El primer testimonio claro de su celebración proviene de Milán en 1527. En sus inicios se celebró como reparación de los pecados de la comunidad y como motivación para ofrecer oraciones a Dios por protección durante la crisis de la guerra. A partir de este punto, la práctica de celebrar la Devoción de las Cuarenta Horas se extendió de prisa. Esto puede atribuirse a varias razones, como la rápida aprobación que le otorgó el Papa Pablo III en 1539. Además, del apoyo de San Antonio María Zaccaría y de San Felipe Neri, quienes introdujeron su celebración en Roma en 1550, ayudando a extender su celebración más allá de Milán. Finalmente, a medida que se introdujo en más lugares, esta práctica se hizo popular rápidamente entre los fieles laicos.

Con el tiempo, el propósito de celebrar la Devoción de las Cuarenta Horas comenzó a transformarse. Este cambio lo atestigua en 1560 la bula promulgada por el Papa Pablo IV, donde se afirma que la devoción es una imitación de los cuarenta días de ayuno del Señor en el desierto, y el tiempo de oración incesante requerido en las Escrituras y por la Iglesia primitiva. Esta transformación continuó de tal manera que, en el siglo XVIII, adquirió un carácter principalmente eucarístico y se centró en la acción de gracias por el misterio y el don de la Eucaristía.

A partir del siglo XVIII, las reglas para celebrar la Devoción de las Cuarenta Horas estuvieron fuertemente influenciadas por el Papa Clemente XII, quien publicó en 1731 la Instructio Clementina. Este documento daba instrucciones detalladas sobre cómo se iba a celebrar esta devoción en la ciudad de Roma. La Instructio se convirtió en la base para el desarrollo ulterior de las Cuarenta Horas en toda la Iglesia. Fue muy detallado en cómo iba a ocurrir la celebración y qué implicarían las expectativas en torno a esta. Otras diócesis usaron esto como base para la celebración de la devoción, tal fue el caso en los Estados Unidos. Estas reglas para la celebración no cambiaron hasta el Concilio Vaticano II. Las reglas actuales para celebrar la Devoción de las Cuarenta Horas se pueden encontrar en la Orden para la Exposición Solemne de la Sagrada Eucaristía, publicada por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en 1992. Este documento es una adaptación del Ritual Romano: Sagrada Comunión y Adoración de la Eucaristía fuera de la Misa.

¿ Por qué la arquidiócesis está animando a realizar la Devoción de las Cuarenta Horas?

El Arzobispo Hartmayer ha llamado a la arquidiócesis a un nuevo tiempo de Renovación Eucarística. Esta es una maravillosa oportunidad para explorar, desarrollar y profundizar nuestro aprecio por la Eucaristía. El escenario principal para la promoción de una vida centrada en la Eucaristía es, por supuesto, la celebración de la misa, pero la Iglesia también ofrece otros medios para profundizar una fe centrada en la Eucaristía. Una de esas prácticas es la adoración, donde nos reunimos para orar ante el Señor mientras su presencia se nos revela en el misterio del pan eucarístico (la hostia consagrada) que es verdaderamente el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo. La Devoción de las Cuarenta Horas nos da la oportunidad de unirnos como comunidad para orar ante el Señor en adoración solemne. La Iglesia recomienda realizar dicha adoración solemne al menos una vez al año en cada parroquia.

¿Cómo celebra la parroquia la Devoción de las Cuarenta Horas?

Un esquema general de esta devoción podría ser:

  • Misa con homilía centrada en la Eucaristía
  • Periodo de exposición
  • Durante esta exposición…
    • Se celebra la Liturgia de las Horas
    • Se celebra la Liturgia de la Palabra con himnos
    • Se asigna un tiempo para meditar en silencio sobre las Escrituras
    • Se reza el rosario en voz alta
  • Se concluye con una misa

Preparación para la celebración de la Devoción de las Cuarenta Horas – puntos teológicos

(Tomados de la Orden para la Exposición Solemne de la Sagrada Eucaristía)

  • La Exposición solemne ofrece a los fieles una ocasión para:
    • desarrollar una devoción más profunda con la Eucaristía
    • reflexionar sobre cómo se parecen sus vidas a la de Cristo
    • ser más conscientes de la presencia de Cristo en sus vidas
    • profundizar su comunión espiritual con Cristo
  • La estructuración de los ejercicios devocionales debe:
    • aclarar su conexión con la liturgia
    • aclarar que la celebración del sacrificio eucarístico en la misa es fuente y culminación de toda vida cristiana
    • tener en cuenta los tiempos litúrgicos
    • conducir a la gente a asistir nuevamente a la celebración litúrgica
    • permanecer de acuerdo con la liturgia
  • A través de la exposición solemne, los fieles deben:
    • recordar que su presencia:
      • se deriva del sacrificio de la misa
      • tiene como finalidad la comunión tanto sacramental como espiritual
    • sumergirse en una participación cada vez más profunda en el Misterio Pascual
    • responder con gratitud al don de Cristo presente en la Eucaristía
    • disfrutar de la íntima amistad de Cristo
    • orar por ellos mismos, sus seres queridos y por el mundo
    • esforzarse por adorar a Cristo de una manera adecuada a su forma de vida
  • A través de la oración durante la exposición solemne, los fieles:
    • Ofrecen al Padre toda su vida con Cristo en el Espíritu Santo
    • Reciben y aumentan su fe, esperanza y caridad
    • Extienden la unión con Cristo alcanzada en la recepción de la comunión
    • Renuevan el convenio
    • Se fortalecen para vivir el convenio recibido por medio de la fe y los sacramentos
    • Recuerdan que deben vivir toda su vida:
      • fortalecidos por la comunión sacramental
      • como partícipes del Misterio Pascual (la muerte/resurrección/ascensión de Cristo, el derramamiento del Espíritu Santo y el regreso de Cristo)
      • ansiosos por hacer buenas obras y agradar a Dios
      • inculcando en el mundo el espíritu cristiano
      • como testigos de Cristo
  • La relación de la Exposición con la misa
    • Reconoce la maravillosa presencia de Cristo en la Santa Cena
    • Ofrece un fuerte estímulo hacia la alabanza que se le debe a Cristo en espíritu y en verdad
    • Tiene la intención de conducir de nuevo a la celebración de la misa

Preparación para la celebración de la Devoción de las Cuarenta Horas: sugerencias prácticas

  • Organice un comité con fines de planificación
  • Obtenga una copia de la Orden para la Exposición Solemne de la Sagrada Eucaristía
    • Puede solicitarla en:
      • The Liturgical Press www.litpress.org o llamando al 1-800-858-545
      • Número de ISBN 0-8146-2039-6
      • Costo – $ 39.95
  • Determine el orden exacto que utilizará para celebrar la Devoción de las Cuarenta Horas
    • Debe comenzar con una misa
      • Elija un día y una hora conveniente para muchos feligreses.
      • La Orden para la Exposición Solemne de la Sagrada Eucaristía da los detalles necesarios sobre cómo comenzar la exposición solemne al final de la misa.
      • La hostia que se utilizará para la exposición solemne debe consagrarse en la misa que precede al comienzo de dicha exposición.
    • Determine las horas en que se llevará a cabo la oración pública. “Durante la exposición debe haber oraciones, cánticos y lecturas para dirigir la atención de los fieles hacia la adoración de Cristo el Señor,”(OSEHE # 15). En otras palabras, el tiempo de adoración no pretende ser solo un tiempo de meditación silenciosa.
    • Posibles servicios de oración:
      • La Liturgia de las Horas, particularmente la oración matutina y vespertina. Puede descargar copias de cada celebración de la Liturgia de las Horas en http://www.liturgyhours.org. Está configurada por día/fecha y hora de oración. Imprima en formato de folleto listo para ser copiado.
        La Celebración de la Liturgia de las Horas puede ser dirigida por un laico si un sacerdote o diácono no está presente.
      • Durante este tiempo, es más apropiado predicar sobre la Eucaristía.
      • Liturgia de la Palabra – encuentre algunos ejemplos en la Orden para la Exposición Solemne de la Sagrada Eucaristía.
      • Rezo público del Rosario. “Dada la estrecha relación entre Cristo y Nuestra Señora, el Rosario siempre puede ser de ayuda para dar a la oración una orientación cristológica, ya que contiene la meditación de la Encarnación y la Redención”. (Directorio de Piedad Popular y Liturgia nº 165). Rezar otras letanías centradas en la Eucaristía también puede ser apropiado, sin embargo, deben desalentarse otras devociones.
    •  El tiempo de adoración solemne debe terminar con la misa nuevamente en el día y hora en que puedan asistir muchos feligreses. La Orden para la Exposición Solemne de la Sagrada Eucaristía da los detalles necesarios sobre cómo terminar la exposición solemne como parte de la misa.
  • Consideraciones para tener en cuenta
    • Si se debe celebrar una misa durante este tiempo, entonces se debe reposar el Santísimo Sacramento. No se puede celebrar la misa mientras la Eucaristía está expuesta.
    • Signos de reverencia al Santísimo Sacramento
      • Genuflexión en una rodilla
      • De cuatro a seis velas durante la exposición como en la misa.
    • Durante los momentos en que el Santísimo Sacramento está expuesto, es importante asegurarse de que haya gente rezando allí. Como pauta, debe haber al menos dos personas en todo momento con el Santísimo Sacramento expuesto.
    • Debe haber una hoja de inscripción para las personas que se ofrecerán como voluntarias para permanecer ante el Santísimo Sacramento en horas específicas.
    • Las homilías durante la misa deben centrarse en la Eucaristía.
    • Anuncie los distintos tiempos de oración públicamente para que la gente pueda asistir; imprima una hoja de una página con los horarios y el tipo de servicio.
    • La música debe ser parte de estas celebraciones si es posible.
    • Si hay momentos en que la gente no puede asistir, se puede reposar el Santísimo Sacramento.
  • Posible estructura para una Devoción de las Cuarenta Horas (solo como ejemplo)
    • 7 p.m. Misa del jueves
    • 8 p.m. – 7 a.m. (Si hay suficientes personas presentes, pueden proclamarse las Escrituras)
    • 7 a.m. Oración del viernes por la mañana
    • 11 a.m. Oración diurna del viernes
    • 3 p.m. Servicio de Escritura del Viernes (posiblemente Oficio de Lecturas)
    • 5 p.m. Rosario del viernes
    • 7 p.m. Oración del viernes por la noche
    • 8 p.m. – 9 a.m. (Si hay suficientes personas presentes, pueden proclamarse las Escrituras)
    • 9 a.m. Oración del sábado por la mañana
    • 11 a.m. Rosario del sábado
    • 1 p.m. Oración diurna del sábado
    • 3 p.m. Servicio de Escritura del Sábado
      • La misa de vigilia del sábado culmina la Devoción de las Cuarenta Horas
      • Celebración social del sábado después de la misa
*Traducción libre y adaptación de https://www.bostoncatholic.org/forty-hours-devotion

Start typing and press Enter to search